Ir a página inicio
HAZTE AMIGO HAZTE VOLUNTARIO HAZTE SOCIO
         
Ir a página inicio Ir a página inicio
Ir a página inicio
Quiénes Somos       Objetivos        Libros       Preguntas Frecuentes       Contacto
  Jornadas
y Estudios
Patrimonio
Cultural
 Medio
 Natural
 
Noticias      Vídeos      Agenda      Las Rutas      Historia      Pallerols      Blog del Caminante
Portada > Noticias > 26 de Noviembre. Misa en la Ribalera
Enviar a un amigoEnviar a un amigo
 
Versión ImprimibleVersión Imprimible
 
26 de Noviembre. Misa en la Ribalera  Celebracions    
Siguiendo la tradición de los últimos tres años, el pasado domingo día 26 de noviembre fuimos a la Espluga de les Vaques - en el Barranc de la Ribalera - para conmemorar la misa que celebró San Josemaría Escrivá de Balaguer, en este mismo lugar, el domingo día 28 de noviembre de 1937.  (1)    

insertar comentariosinsertar comentarios

imagen1
     
     

Recordemos que ésta fue la última misa que celebró en los días que transcurrieron hasta llegar a Andorra, ya que la siguiente fue en la iglesia de las Escaldes el día 3 de diciembre.

A las 9,30 horas, los primeros caminantes llegaron en coche hasta la casa de Torrent, continuando a pie hacia la Casa del Corb y la Ribalera.

A las 10,30 horas, un segundo grupo llegó a Peramola desde donde salió hacia Santpou en dos coches todo terreno, encontrándose con el grupo anterior a les 11,45 horas.

Pocos minutos después llegó a Santpou un tercer grupo con un coche todo terreno, iniciando todos juntos la caminata hasta la Ribalera a donde llegaron a las 12,20 horas. Inmediatamente se preparó lo necesario para la celebración de la Santa Misa, que ofició Mn. Domènec Melé.

Antes de la misa leímos algunas partes de los diarios y otros documentos para conocer más a fondo los sucesos de los días 27 i 28 de noviembre de 1937.

Después de la Santa Misa, comimos allí mismo y celebramos la fiesta de Cristo Rey con un buen vino, recordando la anécdota de San Josemaría al acabar la Santa Misa, que quiso celebrarlo abriendo una botella de coñac que por desgracia se les rompió (2). Nosotros tuvimos mucho cuidado de que no nos sucediera lo mismo con lo que pudimos celebrarlo estupendamente.

A las tres de la tarde ya estábamos de regreso a Santpou. 

Cuatro de los expedicionarios regresaron a pie por la Casa del Corb y Torrent. El resto regresó directamente a Barcelona, a donde llegaron antes de les 6 de la tarde.

En resumen hemos de decir que fue un día muy agradable que nos permitió revivir de cerca, una vez más, la misa entrañable que celebró San Josemaría el día 28 de noviembre de 1937 en la Espluga de les Vaques, en la Ribalera.

   
     
Ir al texto  Ir al texto 
   
Llegada a Santpou
 - Llegada a Santpou
Leyendo los Diarios del año 1937
 - Leyendo los Diarios del año 1937
Después de la Santa Missa
 - Después de la Santa Missa
Cerca de la Casa del Corb
 - Cerca de la Casa del Corb
Hacia la Ribalera
 - Hacia la Ribalera
Antes de iniciar la Santa Misa, con los filmadores en primer término
 - Antes de iniciar la Santa Misa, con los filmadores en primer término
Algunos regresaron por coll de Mu
 - Algunos regresaron por coll de Mu
 
   

Extracto de las Memorias escritas por Francisco Botella en el año 1975

(1)  "Cuando clareó y empezó el nuevo día, nos dimos cuenta de que la cueva estaba como a media ladera de una montaña rojiza. Salimos y a poca distancia, nos encontramos al pie de una cascada pequeña, sobre una parte llana, como empedrada por piedras grandes, que José María explicó era una formación típica geológica. Estaba bastante recogido el sitio y, al parecer, lejos de lugares de tránsito y sin apenas árboles. Se veía tranquilo e inspiraba  cierta seguridad.
El Padre pensó Celebrar la Santa Misa en aquel rincón, al pie de la sierra Obens. Cerca de la cascada, en una parte abrupta, pero con piedras grandes, y una de ellas hizo de Altar. El Padre tenía preocupación de que los que venían con nosotros, no estuvieran correctos o que las circunstancias con que se Celebraba, sin ornamentos, sin los detalles del culto, les hiriera en una fe que podía ser débil. Pero al fin, después de encomendarlo al Señor, se dispuso a Celebrar. Me parece que antes les dijo unas palabras de preparación.
Hacía viento. El Padre Celebró arrodillado, no podía ser de otra forma. Con una punta del corporal tapábamos las formas consagradas, cuando el viento se hacía más fuerte y con un corporal pequeño, que hacía de palia, presionando un poco asegurábamos el cáliz de la Sangre del Señor, para que no se cayera. Miguel y yo, por indicación del Padre, hicimos cuanto acabo de decir. El Padre Celebró con la unción y el recogimiento de siempre, sin distraerse por el viento, sumergida su mirada sobre las especies sacramentales que descansaban sobre la piedra. Todos asistieron a la Santa Misa con devoción y respeto. Era emocionante sentirse así, en aquel lugar y rodeados de peligros, incorporados al Sacrificio de la Cruz".

(2) "Cuando acabó de Celebrar el Padre, estaba muy contento y feliz del comportamiento de todos. Nos lo comunicó enseguida. Y quiso que lo celebrásemos. Llevábamos una botella de coñac para emergencias posibles y sin esperar a la hipotética situación crítica, prefirió celebrar lo bien que se habían comportado aquellos compañeros de peligro, en la Celebración de la Santa Misa. Le rebosaba del corazón el agradecimiento y el consuelo que habían dado a su alma. No teníamos sacacorchos y uno decidió abrir la botella con un golpe seco, que salió tan poco preciso, que acabó con todo el líquido o casi todo, porque se rompió la botella. Lo terminamos celebrando a carcajadas, que inició el Padre, y con alegría repleta de buen humor. El Padre reservó unas formas consagradas que guardó en una cajita y llevaba consigo para poder comulgar en el camino. Desde entonces, hasta el día siguiente, el Señor Sacramentado viajó con nosotros, en coloquio amoroso con nuestro Padre.
Pasamos el día 28 de noviembre en aquel lugar. Hacía sol y se estaba a gusto. Por la tarde se nos unió más gente. Creo que todos eran payeses -gente del campo- menos un estudiante de Ingeniería, Antonio Dalmases. (…)
Al atardecer, apareció como por ensalmo, un chico fuerte, joven, simpático, con aire autoritario, que iba a ser el guía principal, el responsable de la aventura en la que estábamos empeñados. Dijo llamarse Antonio. Por supuesto, que ya se veía que era un nombre convencional. Hace pocos años también Juan le localizó. En aquella época de nuestro "viaje de liberación", puso sus experiencias de contrabandista al servicio de la liberación de fugitivos de la España comunista.
Y cuando ya había poca luz y se aproximaba la noche, empezamos la jornada de camino que había de durar hasta que clarease y tuviéramos que escondernos de nuevo. El horario era fundamental, porque había que llegar a determinada hora a un particular sitio, donde estaba previsto que podíamos escondernos. Por eso, la marcha de noche era además de dura, subordinada al implacable reloj, que era intransigente".




   

   
    Insertar comentarios
Autor  
Comentario  
     
    Código de seguridad
Cambiar codigo
    Introduzca el código de seguridad, por favor

   
     


Barcelona, 09 de diciembre de 2006
©2006. Associació d'Amics del Camí de Pallerols de Rialb a Andorra



   
Associació d'Amics del Camí de Pallerols de Rialb a Andorra.   Av. Diagonal, 620, 1er. 2a, 08021 - Barcelona (Espaňa) . Tel.: (+34) 629 910 612