Associació d'amics del camí de Pallerols de Rialb a Andorra
 
75è aniversari. VI Jornada de Camins de Llibertat a través dels Pirineus
Repassa les ponències i totes les fotos de l'acte de la tarda

Paraules del Sr. Joaquim Manich, President de l'Associació d'Amics del Camí de Pallerols de Rialb a Andorra

Bona tarda. En nom de la "Associació d'Amics del Camí de Pallerols de Rialb a Andorra", dono la benvinguda i agraeixo la seva presència, a S.E. Mons. Joan-Enric Vives, Arquebisbe d'Urgell i Copríncep d'Andorra, i al Excm. i Rvmo. Mons. Javier Echevarría, Bisbe-Prelat de l'Opus Dei, a l'Hble. Maria Rosa Ferrer, Cònsol Major del Comú d'Andorra la Vella, i a tots els presents.

 

L'Associació va néixer a Andorra l'any 2002, amb motiu del centenari de sant Josepmaria Escrivà, amb el desig de recuperar fets, senders i llocs del camí que va seguir aquest sant l'any 1937, durant la Guerra Civil espanyola, per poder desenvolupar la seva tasca sacerdotal en llibertat.

 

Una de les activitats de l'Associació és organitzar anualment aquestes jornades de Camins de Llibertat. Avui és la VI. Aquestes tenen com a finalitat recordar aquells fets i altres semblants de moltes persones perseguides. D'aquesta manera, pretenem promoure en la societat el respecte a la llibertat de les consciències i al pluralisme de pensament, juntament amb l'amor a la convivència i al perdó, per sobre de les diferències d'ideologia, raça, religió ... Són valors que sempre va difondre i va viure sant Josepmaria i que són molt actuals i necessaris.

 

Avui, en aquestes VI jornades sota el lema: "El pas de sant Josepmaria per Andorra, l'any 1937", i coincidint amb el 75è aniversari d'aquest esdeveniment, gaudim de la presència del prelat de l'Opus Dei, a qui agraïm sincerament el seu desplaçament des de Roma, així com a Mons. Joan-Enric Vives que va tenir la iniciativa de convidar-lo a beneir l'escultura de sant Josepmaria.

 

Som una associació civil, que modestament intenta influir en la societat actual. Tenim molts amics, però necessitem més socis per poder servir millor a la societat amb un mínim de mitjans. Us animo a que formeu part de la mateixa amb la vostra contribució. En el hall d'entrada hi trobareu unes persones que us atendran amablement.

 

Finalment, agraïm als Comuns de Sant Julià de Lòria i d'Andorra la Vella, l'esforç i la dedicació de mitjans i de temps, així com a tota la Societat andorrana pel seu acolliment.

 

També a tots els assistents, especialment, a aquells que heu hagut de matinar i conduir moltes hores per poder assistir a aquestes jornades.

 

Moltes gràcies.

 

Parlament de la Hble. Sra. Rosa Ferrer, Cònsol Major del Comú d'Andorra la Vella

- Son Excel·lència Monsenyor Joan Enric Vives, Arquebisbe i Copríncep d'Andorra

- Excel·lentíssim i Reverendíssim Monsenyor, Javier Echevarría, Prelat de l'Opus Dei,

- Sr. Joaquim Manich, President de l'Associació d'Amics del Camí de Pallerols de Rialb a Andorra

- Molt Il·lustre Senyor Vicenç Mateu, Síndic General,

- Il·lustríssims Vicaris Generals

- Excel·lentíssimes i Honorables autoritats

- Senyores i senyors

 

Des de sempre, la imatge del camí ens ha servit per descriure el decurs de la vida. Juntament amb els rius, els camins són la metàfora perfecta per dibuixar un concepte lineal de l'existència: tot té un començament, un desenvolupament més o menys llarg i, al final, arriba un moment en què s'acaba.

 

En els camins hi associem la temporalitat, el concepte del viatge, del periple vital. Discórrer pels camins no sempre és fàcil. Si són costeruts, demanen un esforç i un compromís. De vegades perdem el fil, i l'alegria que sentim quan el retrobem és com la del mariner que veu el far en la tempesta. Hi ha camins ben empedrats -gravats, com en diem a Andorra-, i d'altres que no estan gaire fressats. Camins amples i camins estrets, camins de bast i camins d'esporret.

 

Els camins també són la imatge de la comunicació essencial, els fils que cusen comunitats i pobles. A Andorra, les muntanyes ens obliguen a tenir una cura especial dels camins. La neu, el mal temps, la de vegades terrible orografia fa que els nostres camins siguin petites obres d'art. Sant Ermengol, l'antecessor del nostre copríncep actual, l'arquebisbe Joan Enric, va entendre el paper que tenien els camins. Al començament del segle XI va tenir la clarividència de veure que calia fer el possible per assegurar comunicacions fàcils. Va fer construir ponts al congost de Tresponts, per salvar un pas dificilíssim, encaixat entre les penyes i amb un riu rabent. Va projectar el pont de Bar, i durant la seva construcció, el dia tres de novembre del 1035, hi va trobar la mort.

 

De vegades, però, no és possible cap metàfora, i el camí és un sinònim estricte de vida. Les nostres muntanyes són plenes de camins que van suposar una nova esperança per a molta gent que va patir persecució. Andorra, país de refugi, va  ser la terra promesa per a centenars de persones, víctimes de l'odi i de la intolerància. Un any abans de l'arribada de sant Josepmaria, havia estat el nostre bisbe i copríncep, Justí Guitart, que va iniciar a la seva estimada Andorra el camí de l'exili. És un capítol de la nostra història ple d'episodis de solidaritat, de sacrificis, d'heroicitats. També de dolor i de moments foscos, de fracassos i grans dificultats. Els passos no són fàcils. El camí que va seguir sant Josepmaria ara fa setanta-cinc anys va ser un periple de salvació i, al mateix temps, iniciàtic. Avui commemorem la seva culminació, amb la missa que va oficiar aquí, a l'església de Sant Esteve. El seu record, l'esforç  i la cura amb què ha estat dignificat i reconstruït, és un recordatori i un homenatge per a tots els que, com ell, van buscar la salvació en aquestes remotes valls del nord, a través dels camins, camins de vida, camins que comuniquen, que ens fan més humans i més compassius.

 

Ens honora que la nostra parròquia, la Capital del Principat d'Andorra, sigui la seu de la celebració d'un dels actes commemoratius del pas per Andorra, camí de l'exili, de sant Josepmaria Escrivà. En nom del Comú d'Andorra la Vella els dono la benvinguda i els desitjo que tinguin un bon record del dia d'avui. Estic convençuda que podrem mantenir aquesta relació, que es va iniciar amb sant Josepmaria Escrivà fa 75 anys i que avui compta amb la presència del Prelat, el Excm. i Rvdm. Mons. Javier Echevarría. Sigui benvingut a Andorra.

 

Adjuntem 3 vídeos amb la transcripció dels 4 paralaments:

Paraules de l'Arquebisbe d'Urgell i Copríncep d'Andorra, Mons. Joan Enric Vives

 

Excmo. y Rvdmo. Mons. Javier Echevarría, Prelado del Opus Dei

Hble. Sra. Cònsul d'Andorra la Vella

Benvolgut President

M.I. Sr. Síndic i autoritats eclesiàstiques i civils d'Andorra

Amics i amigues tots.

 

Temps de guerra, de persecució. La guerra sempre comporta molta destrucció i gravíssimes ferides, unes materials i altres de morals i espirituals. Pensem en els morts, les destruccions de béns, els desplaçats, els refugiats, les famílies trencades per sempre, els orfes, els ferits; en els odis i venjances que es generen i que perduren; les conseqüències dels conflictes que queden sempre obertes, que costen tant de guarir com ferides mal tancades. Són les víctimes innocents del mal, que estem obligats a mirar de cara. La guerra sempre és un gran desastre per a la humanitat.

En aquell ambient, fa 75 anys, Andorra era un petit oasi de pau, d'acollida, de vida cristiana, de vida de proximitat, de familiaritat.

El beat Joan Pau II en el seu Missatge per a la Jornada Mundial de la pau de l'any 2000, deia: "Durant el segle que deixem enrere, la humanitat ha estat durament provada per una interminable i horrible sèrie de guerres, conflictes, genocidis, 'neteges ètniques', que han causat indescriptibles sofriments: milions i milions de víctimes, famílies i països destruïts; multitud de pròfugs, misèria, fam, malalties, subdesenvolupament i pèrdua de grans recursos. En l'arrel de tant patiment hi ha una lògica de violència, alimentada pel desig de dominar i d'explotar els altres, per ideologies de poder o de totalitarisme utòpic, per nacionalismes exacerbats o antics odis tribals".

Aquest és el clima que fa 75 anys vivia el país veí, la pàtria de molts de nosaltres, el lloc on la nostra diòcesi va sofrir 111 assassinats entre els preveres. El Bisbe, com ha dit molt bé la Sra. Cònsol va haver d'exiliar-se. Ell era molt bo, deia que no li farien res ja que era persona aforada i que volia quedar-se al palau episcopal. No obstant, escoltant el consell dels seus amics, finalment es traslladà a Andorra i poc després, a la vista del perill que corria també en el Principat per la possible entrada d'algun escamot violent, va haver d'exiliar-se a Itàlia. Justí Guitart fou també un màrtir a la seva manera. No el van matar cruentament, però va sofrir molt.

Aquest és l'ambient que hi havia en el cor de sant Josepmaria. Amb una sofrença molt gran per la família i els amics que quedaven a Madrid.

I aquest és el moment crucial: em quedo?, me'n vaig? Si ens quedem potser es destruirà tot; si ens anem ho podem reconstruir des de la pau, la fraternitat i l'amor.

Recordeu també les paraules d'un altre gran sant, sant Francesc: "Que on hi hagi odi, jo hi posi la pau". Tot això estava en el cor de sant Josepmaria.

Un viatge dolorós, del qual l'encertadíssima idea que s'ha anat fent després realitat amb accions i també construccions -amb restauracions- d'aquest camí de Pallerols, del que nosaltres estem celebrant avui els 75 anys, i que l'Associació -juntament amb la Fundació- estan fent que sigui un lloc fantàstic, molt bonic. Jo us felicito molt i molt a tots i també us dic: feu-vos-en socis!, perquè és la manera de mantenir viu un petit camí de pelegrinatge que ja està fent molt de bé a tots els qui hi transiten, perquè uneix tot el que és un pelegrinatge: un camí, com ha cantat tan bellament la nostra cònsol, i també el que suposa caminar junts, la germanor. Permet retrobar les essències del que és més profund de la vida, i que mai passaran: els valors, les virtuts. En el viatge, això es fa sempre més present; per això és important considerar que en tot viatge s'ha de tenir clar la finalitat del camí. Aristòtil ens ho diu: "el primer en la intenció, és l'últim en la execució". La intenció, la finalitat, és el que guia la nostra acció. Per això hem de tenir clares quines són la nostra intenció, la nostra finalitat: volem fer apostolat, volem mostrar el rostre de Crist, perquè sense Ell que ens guiï i ens orienti, sí que caminarem però no sabem vers on caminarem. Nosaltres caminem vers la vida eterna, cap a l'amor al Senyor. I això és el que el camí de Pallerols a Andorra recorda i recordarà. Fem molt bé de mantenir-lo viu, de cuidar-lo, de posar-hi senyals perquè ningú no es perdi, per tal de facilitar que els peregrins puguin tornar a experimentar la vivència d'aquell camí que fa 75 anys féu sant Josepmaria i els seus acompanyants.

 

En Pallerols, María mostró a san Josemaría su amor de madre y él siempre tuvo un gran amor a ese lugar, porqué allí experimentó lo que el Señor quería de él, que era continuar, que era llevar a término aquella fundación que él había visto pocos años antes.

Andorra fue siempre un país de acogida y el final de un camino de liberación para personas de cualquier bando. Aquí llegaron los que huían de las hordas más duras, más feroces, del bando republicano; pero luego, Andorra acogió también a los que huían de la dictadura tan atroz. Y Andorra acogió a los que salían de Francia y venían de Europa a través de rutas larguísimas, huyendo de los nazis; y Andorra ha acogido a las personas que venían huyendo del comunismo feroz y de tantos otros fundamentalismos.

El Principado de Andorra se ha distinguido pues por ser una tierra de acogida y de paz. Está inscrito en sus tradiciones de país de frontera. Las personas que habitan los lugares de frontera tenemos esta capacidad de acoger y al mismo tiempo de mezclarnos. La sociedad andorrana es hoy muy plural; una tradición que hemos de mantener viva y fecunda.

Hace 75 años era una Andorra modesta, bastante pobre, que acababa de sufrir unas riadas devastadoras en su historia, pero que los andorranos -en su modestia- supieron estar a punto para la solidaridad. El beato Juan Pablo II nos dijo en la sollicitudo rei socialis que "la solidaridad es el nombre nuevo de la caridad". La acogida de tanta gente que huía, de un bando o de otro, de un país o de otro, aquí encontraron paz, vida y fe cristiana vivida.

¿Os imagináis el gozo de un gran sacerdote -de un gran corazón sacerdotal, como era el de san Josemaría- poder adorar de nuevo al Santísimo i celebrar la Eucaristía? Yo estoy seguro -y vosotros conmigo estaréis de acuerdo- que en Sant Julià de Lòria, tenemos la mejor imagen de san Josemaría!, adorando al Señor, recién llegado de la travesía de evasión, vestido sencillamente, pobremente, con un jersey y unos pantalones de pana, aunque en la escultura lo hemos puesto con sotana. ¡Un corazón grande, sacerdotal, que puede celebrar de nuevo, con toda la liturgia de la Iglesia! Durante el camino había celebrado la Eucaristía, pero de otra manera, como fugitivo.

Tantas buenas personas -conocidas unas, y anónimas otras- que desinteresadamente le acogieron. Nos lo contaba esta mañana una señora andorrana, que en el año 1937 era una niña de ocho años -que estará aquí ahora, con algunos años más- que uno de los días que san Josemaría visitó a Mn. Lluís Pujol en la rectoría de Andorra la Vella, éste le mandó ir a comprar coca (un tipo de bollo con azúcar, típico de estas tierras) y chocolate, para fortalecer a aquellos que venían exhaustos.

¡Tantas personas que les dieron unos momentos de paz! Esta es la tradición de Andorra, que tiene sus raíces en el cristianismo. No se es solidario porque sí; no se abre la puerta de la casa porque sí; no se es abierto con el enemigo a quien perdonas porque sí; sino por la fe cristiana que vivifica tu estilo. Este es el auténtico humanismo cristiano, amplio, integrador, totalizante de la persona, que amaba san Josemaría y por el que luchó e hizo su gran apostolado en medio de la sociedad.

"Un santo de lo ordinario" lo calificó el beato Juan Pablo II. No resisto citaros otras palabras del Papa pronunciadas en la homilía de la canonización de san Josemaría en Roma, el 6 de octubre de 2002: "La vida habitual de un cristiano que tiene fe -solía afirmar Josemaría Escrivá-, cuando trabaja o descansa, cuando reza o cuando duerme, en todo momento, es una vida en la que Dios siempre está presente" (Meditaciones, 3 de marzo de 1954). Esta visión sobrenatural de la existencia abre un horizonte extraordinariamente rico de perspectivas salvíficas, porque, también en el contexto sólo aparentemente monótono del normal acontecer terreno, Dios se hace cercano a nosotros y nosotros podemos cooperar a su plan de salvación. Por tanto, se comprende más fácilmente lo que afirma el concilio Vaticano II, esto es, que "el mensaje cristiano no aparta a los hombres de la construcción del mundo (...), sino que les obliga más a llevar a cabo esto como un deber" (Gaudium et spes, 34). Como sabéis muy bien, el Concilio Vaticano II, en estos temas se inspiró en la espiritualidad de san Josemaría y del Opus Dei.

Don Javier; sepa que un servidor, nuestra diócesis, mis sacerdotes, nuestros religiosos y nuestros laicos, estamos trabajando en todas partes por una nueva evangelización. Y nos estimula también, tanto su persona como el carisma del Opus Dei. Creo que estamos en una comunión muy bella de la Iglesia, enriquecida por este gran don que es la Prelatura.

¡Felicidades y gracias!

¡San Josemaría protégenos! ¡Ayúdanos y haz que este camino nos lleve a todos a ser muy fecundos, cada uno en su vocación, cada uno donde Dios le ha puesto, para que el reino de Dios crezca!

¡Muchas gracias!

 

 

Ponència de Mons. Javier Echevarría, Bisbe-Prelat de l'Opus Dei (versió original, en castellà)

Preámbulo

Antes de empezar, quería decir, que estoy un poco aturdido por el afecto que me habéis mostrado. He podido superar esa confusión pensando que era agradecimiento a nuestro Padre, a san Josemaría; que vuestro afecto lo dirigís a san Josemaría, a quien le debe tanto, no solamente el Opus Dei, como es lógico, sino toda la humanidad, porque es verdad, con su respuesta fiel ha abierto los caminos divinos de la tierra para que las personas, allí donde se encuentren, sepan que son preferidos de Dios, amadas y amados por Dios, buscadas y buscados por Dios. Y que está esperando nuestra respuesta.

Saludos protocolarios y agradecimientos

Su excelencia, Mons. Joan-Enric Vives y Sicilia, Copríncipe episcopal de Andorra.

Honorable Sra. María Rosa Ferrer Obiols, Cònsol Major de Andorra la Vella.

Sr. Joaquim Manich, Presidente de la Associació d'Amics del Camí de Pallerols de Rialb a Andorra.

Y Excelentísimas autoridades todas. Y vosotros, Señoras y Señores, y algunos pequeños y pequeñas.

Introducción

            Pienso que si quisiera hacer un testimonio de este aniversario como debería, me alargaría suficientemente como para cansaros. A la vez, sí que os digo que ese camino hacia Andorra ha tenido trascendencia no solamente para la vida de nuestro Padre sino para la vida también, en la Iglesia, de tantos millones de personas. Esta tierra abrió la posibilidad a san Josemaría de poder llevar a cabo aquel paso por su alma que el Señor verificó cuando todavía era un muchacho joven, que le concretó en 1928. Paso al que respondió con entera delicadeza y siempre pensando que se quedaba corto ante el amor de Dios, que es verdad: nunca podremos igualar esa mano que nos tiende, y que nos la tiende constantemente.

            Paso ahora a leeros lo que tenía preparado.

Exposición

            Hace 75 años, el 2 de diciembre de 1937, de madrugada, san Josemaría entraba en Andorra junto con los otros miembros de la expedición. Había cruzado la frontera aún de noche, sin conocer el momento exacto en que pasaban de un país al otro. Cuando los guías les comunicaron que ya estaban en tierras de este querido principado, al que tanto habían ansiado llegar, san Josemaría -como era costumbre en su vida- elevó el corazón a Dios, y no me cabe la menor duda, rezó ya también por esta tierra, por los ciudadanos de esta tierra y por los que vendrían a lo largo de los años.

 

            Esos pasos primeros, ya en tierras de Andorra, eran los primeros que daban en libertad después de un larguísimo año y medio de todo tipo de peligros y penalidades; tantas veces pasando la noche en la calle, en el bordillo de la acera, sin documentación, con el riesgo de ser detenidos y llevados directamente a la cárcel o al paredón. Ahora, después de tanta espera, ya en Andorra, exultaban al poder hacer algo tan sencillo y tan necesario como rezar o cantar en voz alta.

 

            He tenido el privilegio de acompañarle en muchos viajes. Puedo deciros que no eran viajes nunca monótonos, aunque fueran extenuantes, porque hacía recorridos largos. Eran viajes de auténtica familia, porque junto a la piedad que procuraba fomentar en su alma y en la de los que le acompañábamos, de cuando en cuando cantábamos. Y por eso decía con sinceridad que había llenado las carreteras y las calles de esta Europa y del mundo con oración y con canciones; canciones de amor a Dios y amor a la Humanidad. Aquel momento de la pasada a Andorra quedó fijado para siempre en el corazón y en la mente de san Josemaría, pues para él supuso el comienzo de una nueva etapa en el cumplimiento de aquello que le pedía Dios: la fundación del Opus Dei y su expansión por todo el mundo. En muchas ocasiones pude oír de labios de san Josemaría los recuerdos de aquellas duras jornadas y de aquel final feliz; sin quejarse, dando gracias a Dios, porque precisamente en el dolor es donde cuaja el amor, donde se enrecia la respuesta de un seguimiento.

 

            Aquella madrugada del día 2, al tiempo que se adentraban en Andorra, las primeras luces del día les fueron revelando la belleza y grandiosidad del valle. Cuando San Josemaría contaba cómo se acercaron al pueblo, mientras rezaban el rosario, se podía notar la fuerza con que se grabó en su memoria el sonido de las campanas de Sant Julià de Lòria tocando a Misa, que escuchaba por primera vez desde que empezó la guerra.

 

            Y ahora os digo una pequeña interrupción. Le he podido ayudar a Misa muchos años. Puedo aseguraros que ningún día era igual al anterior; era el momento culminante de su jornada, y ahí nos ponía a todos. Llevaba a la patena a toda la Iglesia, a toda la humanidad, para que estuviésemos muy pegaditos al Cuerpo y a la Sangre de Nuestro Señor Jesucristo.

 

            San Josemaría recordaba, como hemos visto, que un chico de la zona les guió hasta Sant Julià. Una vez en el pueblo estuvieron con el sacerdote, que les abrió la iglesia para que pudieran rezar la visita al Santísimo. Aunque breve, esta visita a Jesús sacramentado en el primer sagrario que encontraron fue un momento muy intenso en su corazón. Sus palabras: Los hombres y las mujeres hemos aprendido del Padre esa piedad eucarística, que fue uno de los apoyos, por no decir el apoyo fundamental para hacer la Obra tal y como la vemos ahora, y tal como la verán los que vengan detrás. Siempre se esforzó para que ese tiempo de encuentro real con el Señor tuviera todas las características de una vida enamorada.

 

            A Andorra llegaron agotados, después de las largas caminatas nocturnas, con hambre y frío, y con la tensión del peligro. ¡Con qué agradecimiento recordaba san Josemaría la acogedora hospitalidad que Andorra les ofreció! Por fin, -y no solamente por la parte material, sino por el afecto- comidas decentes y noches reparadoras, de las que tenían una necesidad urgente. Pero Andorra principalmente brindó a san Josemaría la libertad que le permitía saciar ansias no menos acuciantes: la libertad de vivir la propia fe y de desarrollar la misión sobrenatural a la que se sabía llamado por Dios.

 

            San Josemaría -pensémoslo así- no estaba simplemente huyendo de un peligro. Lo había afrontado el tiempo que había estado en Madrid, y luego en Valencia y luego en Barcelona. Por otra parte, peligro que era muy real. Bien sabían sus acompañantes cómo se debatió durante todo el viaje entre seguir adelante y volver a Madrid, donde quedaban tantas personas necesitadas de su atención pastoral. La urgencia por salir del país era provocada, precisamente, por la imposibilidad de ejercer su afán de servicio a las almas, por el deseo de trabajar en libertad por la Obra que Dios le había encomendado. Para el Padre, Andorra fue un breve tramo de camino, por el que anduvo en libertad y hacia la libertad, esa que necesita cualquier persona para vivir con la dignidad que le corresponde. Él mismo lo predicó tantas veces. Decía: Se ve claro que, en este terreno como en todos, no podríais realizar ese programa de vivir santamente la vida ordinaria, si no gozarais de toda la libertad que os reconocen -a la vez- la Iglesia y vuestra dignidad de hombres y de mujeres creados a imagen de Dios. La libertad personal es esencial en la vida cristiana. Pero no olvidéis, hijos míos, que hablo siempre de una libertad responsable. Interpretad, pues, mis palabras, como lo que son: una llamada a que ejerzáis -¡a diario!, no solo en situaciones de emergencia- vuestros derechos; y a que cumpláis noblemente vuestras obligaciones como ciudadanos -en la vida política, en la vida económica, en la vida universitaria, en la vida profesional, en la vida de trabajo-, asumiendo con valentía todas las consecuencias de vuestras decisiones libres, cargando con la independencia personal que os corresponde. Y esta cristiana mentalidad laical os permitirá huir de toda intolerancia, de todo fanatismo -lo diré de un modo positivo- os hará convivir en paz con todos vuestros conciudadanos, y fomentar también la convivencia en los diversos órdenes de la vida social". (San Josemaría Escrivá, Conversaciones con Monseñor Escrivá, n. 117).

 

            ¡Cómo amaba San Josemaría la libertad! Hasta tal punto que muchas veces decía, aunque hubiese motivo: antes que hablar mal de nadie me cortaría la lengua con los dientes y la escupiría lejos. Hasta ahí llegaba su amor a la libertad.

 

            Es para mí una gran alegría, y resulta muy oportuno, que a partir de su particular viaje hacia la libertad, en esas circunstancias excepcionales que le llevaron a Andorra, se vengan organizando estas jornadas.

 

            Sí, yo acompaño al Presidente: ¡que vengan muchos socios! (aludiendo a comentario del Presidente de la Asociación a hacerse socios)

 

            Aquí, en Andorra, san Josemaría pudo experimentar de nuevo la emoción de volver a celebrar la Santa Misa, con ornamentos y en un altar. En los nueve días de estancia en Andorra celebró el Santo Sacrificio en varias iglesias y capillas de Andorra la Vella y Escaldes, con una unción que siempre impresionaba a los asistentes. Me gusta imaginarme cómo serían las misas durante ese paso de los Pirineos: en los bosques de Rialb, cómo sería la Misa en La Ribalera, cómo sería la Misa todos esos días en que pudo celebrarla en Andorra; con qué interés, con qué fuerza, y con qué recurso de auxilio se agarraría a esa Hostia en la que estaba presente Jesucristo, con su Cuerpo y con su Sangre, con su Alma y con su Divinidad.

 

            En ese clima de añorada libertad, por fin recuperada, san Josemaría también buscó el trato con sus hermanos en el sacerdocio. Mossèn Lluís Pujol -lo acabamos de oír-, que entonces era el arcipreste de Andorra la Vella, recibió habitualmente aquellos días la visita del Padre y del grupo de hijos suyos que le acompañaban. Por las tardes, charlaban al calor del fuego, junto al hogar.

 

            Puedo testimoniar, porque lo he oído muchas veces: tengo que escribir a mi querido hermano mossèn Lluís Pujol. Y estoy seguro que, mientras escribía a mossèn Lluís Pujol, rezaba por esta tierra; rezaba por todas las personas de esta tierra.

 

            Dios ha querido en su providencia que yo acompañara a san Josemaría durante muchos años. He tenido el privilegio y la responsabilidad de tocar a diario los frutos que la vida santa de san Josemaría dejó en la Iglesia, que van llegando cada vez a más personas y a más lugares. Resulta clara la trascendencia que algunas decisiones en la vida de un hombre pueden tener en la sociedad entera. San Josemaría siempre nos animó a vivir de tal manera que diéramos a cada instante "vibración de eternidad". En los momentos excepcionales, cuando lleguen, pero sobre todo en el quehacer diario. En los episodios de esos pocos días del paso de los Pirineos, en su breve estancia en Andorra, es posible descubrir las virtudes que san Josemaría vivía cotidianamente, y que con naturalidad le llevaron a responder generosamente en circunstancias tan excepcionales como las del paso por las montañas que rodean a este país.

 

            Como hemos oído, mossèn Lluís Pujol quedó impresionado por la humilde aceptación del dolor y de las penalidades que descubrió en san Josemaría: vio el estado en el que llegaron a Andorra, y le oyó decir que había sufrido tanto, que había hecho el propósito de no referirse nunca a los sufrimientos que había padecido durante el paso. Los que convivimos con el Padre en años posteriores sabemos que cumplió ese propósito, ya que esa fue siempre su actitud. En tantas ocasiones como le escuchamos narrar sus recuerdos de esos días, nunca le vimos quejarse o referirse con acritud a esas circunstancias históricas. Siempre le oímos hablar de la necesidad de la reconciliación, pues san Josemaría era un hombre que sabía perdonar, porque sabía perdonar por Dios. Y por eso fue un gran paladín, un gran predicador del sacramento de la Confesión, al que llamaba, con toda razón, el sacramento de la alegría.

 

            El arcipreste de Andorra también se sorprendió del constante desvelo por los demás, que pudo percibir en muchos detalles en esas pocas tardes junto al fuego. Para todos los que hemos compartido un tiempo con san Josemaría, ya sean años o unas pocas horas, eso no constituye ninguna sorpresa, pues era un hombre que sabía querer, en detalles grandes y en detalles pequeños, que el verdadero amor siempre valora. Ese mismo cariño le llevaba también a agradecer con magnanimidad: es de justicia que recuerde hoy la gratitud que san Josemaría guardó siempre, durante toda su vida, por la acogida que recibió en Andorra. Y yo os doy gracias, sabiendo que desde el cielo os mira complacido y pide por vosotros.

 

            Este agradecimiento, especialmente visible en la emotiva correspondencia que mantuvo durante muchos años con mossèn Lluís Pujol, era para todo el pueblo Andorrano y su hospitalidad.

 

            También recordaba a menudo san Josemaría cuando volvió a Andorra años después, para acompañar en la toma de posesión al nuevo Obispo d'Urgell y Copríncipe de Andorra, su amigo Monseñor Ramón Iglesias Navarri, como ha mencionado el querido Arzobispo, en gesto propio de la lealtad  con que trataba a sus amigos. Con afecto entrañable, nos habló muchas veces de ese segundo viaje. Le acompañaba su hermana Carmen, una mujer recia, con un gran sentido del humor, pero un sentido del humor un poco seco. Y nos refería Carmen, a la que llamábamos familiarmente Tía Carmen por ser hermana de nuestro Padre, nos dijo que cuando vino reaccionó con verdadera incredulidad a propósito de que san Josemaría hubiese cruzado a pie esas montañas. Y le decía, ¿que tú has pasado por ahí? ¡Imposible! Pues fue posible por la gracia de Dios y por el tesón de san Josemaría, muy entregado a grandes caminatas porque muchas veces no tenía dinero y atravesaba todo Madrid de un lado a otro sin tomar ningún medio público porque no tenía ni esos céntimos. También solía referirse con simpatía al tratamiento con el que el nuevo Obispo se dirigía a los Andorranos, "mis fieles y vasallos". Es seguro que ese Obispo, como todos los que le han sucedido, bien ve en los Andorranos, fieles y vasallos leales, que le ayudan, le empujan y sostienen.

 

            Los santos, en su paso por la tierra, dejan un rastro. Los caminos que ellos han transitado no debemos considerarlos como una gesta inimitable o una reliquia que venerar. Dios ha querido dejarnos esas vidas como ejemplos cercanos, que vieron los mismos paisajes y anduvieron por la misma tierra que nosotros vemos y pisamos cada día. Considerar los episodios de su vida, como estamos haciendo hoy, gracias al cariño que guardáis a ese paso de san Josemaría por Andorra, ha de servirnos para imitar a los santos en aquellas cosas que nos acercan a Dios y a los demás. Los pocos días pasados en Andorra por san Josemaría contienen muchas lecciones. Las enseñanzas de un hombre de oración, que con tanta piedad aprovechó esa libertad de creer y rezar que Andorra le brindó. El ejemplo de un hombre amante de la libertad de todos, el ejemplo de un santo que sabía querer, que sabía perdonar, que sabía agradecer.

 

            Estoy seguro que desde el cielo bendice a todas las personas de este pequeño pero hospitalario país, que le acogió tan generosamente, e intercede por sus gobernantes y por todos sus habitantes, para que el Señor llene de alegría todos los hogares y a cada uno de los hombres y mujeres de Andorra.

 

            Muchas gracias.

Associació d'Amics del Camí de Pallerols de Rialb a Andorra.   Av. Diagonal, 620, 1er. 2a, 08021 - Barcelona (Espanya) . Tel.: (+34) 629 910 612