Associació d'amics del camí de Pallerols de Rialb a Andorra
 
La mitad del ''Camino de Andorra'': 50 Km
Del Pont de Peramola a Fenollet

Eduard Nafria nos cuenta la aventura de los 50 Km en el Paso de los Pirineos

Preparación de la ruta

Hace apenas un año que hicimos la segunda mitad -los últimos 50kms- de la ruta entera, desde el Río de Cabó hasta Andorra. Este año queríamos hacer la primera mitad -los primeros 50 kms- también en una sola tirada.

La idea inicial era comenzar la ruta en Pallerols, para hacer el recorrido histórico durante las 5 marchas nocturnas que hicieron los expedicionarios en 1937. A última hora, sin embargo, decidimos hacer una pequeña modificación y comenzar la marcha en el lugar donde bajaron del autobús que iba a la Seu de Urgell, pasado Oliana, a la altura del puente que cruza el río Segre. Así haríamos el itinerario completo de 50kms, superando 2.500 metros de desnivel positivo, completando las tres primeras etapas: del Puente de Peramola a Pallerols, de Pallerols al Barranco de la Ribalera, y de la Ribalera a Fenollet. Todo un reto por delante.

Los integrantes del equipo éramos Pepe, Alfonso y yo. Esta vez Martí no nos ha podido acompañar y sin duda lo hemos echado de menos, él y todos sus comentarios e historias que como buen periodista no para de hacer. También teníamos los avituallamientos y cualquier cosa que quisiéramos saber de la ruta, tanto histórica como actual, perfectamente resuelta con la inestimable colaboración de Octavio. Además este año venían con nosotros Mn. Xavi, mi hijo Marc y mi sobrino Pepe, que aprovecharían para hacer una salida en BTT por la zona de Pallerols y la Cova del Corb.

Así pues, expedición en marcha. Salimos a las 6:30 de Igualada y a la altura de Sanaüja, empezamos a leer fragmentos del libro "Cruzando la noche" escrito por Octavio y Dámaso, donde se cuenta que los expedicionarios de 1937, con san Josemaría al frente, cogen el bus hacia la Seu de Urgell, siguiendo el mismo camino que estábamos haciendo con el coche: Sanaüja, Ponts, Bassella, Oliana y por fin, el puente sobre el río Segre.

Puente de Peramola-Pallerols

Recordando lo que sucedió hace ahora 81 años, Pepe, Alfonso y yo bajamos de la furgoneta y nos preparamos para empezar la ruta.

Son las 8 de la mañana. El día está despertando. Las previsiones meteorológicas son buenas. Agua abundante, con los dos pantanos de Rialb y Oliana llenos a rebosar y las compuertas de Oliana soltando agua a raudales. Se nota que este invierno ha sido muy, pero que muy lluvioso. Toda la ruta estará marcada por la gran cantidad de agua en todos los arroyos.

Mn. Xavi, Marc y Pepe siguen con la furgoneta hasta Pallerols, donde los espera Octavio que ha hecho noche allí, y celebrarán la Misa -siempre muy emotiva- en la iglesia donde san Josemaría encontró la Rosa de Rialb. A continuación, esperarán nuestra llegada con un buen desayuno, previo a la ruta en BTT que tienen previsto realizar.

La primera parte de la ruta a pie, hasta Pallerols, se hace bastante bien, ya que las ganas de caminar y el ir bien de fuerzas, hace que tengas que pensar más en frenar que en correr. Comienza con una subida muy fuerte, donde se ganan 200 metros en menos de un kilómetro, para llegar a la ermita de la Virgen de Castell.llebre, extraordinario monumento románico del siglo XI. Con la altura ganada, las vistas del camino hasta llegar a Peramola son muy agradables, y el camino, en ligera bajada, entre bosques de pino, roble y encina, se hace bastante bien hasta llegar a Peramola, en el km 5. Parada obligada para hacernos una foto ante el pajar -donde los expedicionarios de 1937 pasaron la noche- y seguimos hacia Pallerols, a ritmo tranquilo ya que afrontamos el primer tramo largo de subida.

Saliendo de Peramola y pasando por el agradable camino de las fuentes del barrio del Caner, subimos camino arriba para ganar 400 metros en poco más de 4 kms, tomando el camino de la ermita de Sant Marc. Vamos alternando pistas y senderos, y las vistas sobre el pantano de Rialb cada vez son más amplias y bonitas. Al llegar arriba, ya se empiezan a ver señales que indican desviaciones hacia la cabaña de San Rafael y de otros lugares donde en noviembre de 1937 pasaron los días previos a comenzar la ruta hacia Andorra.

Una bajada rápida nos lleva hacia Pallerols, que ya divisamos bastante rato antes. Allí nos esperan nuestros compañeros, con la grata sorpresa, que Octavio, además del avituallamiento previsto, nos tiene preparados unos espectaculares huevos fritos. No es precisamente la mejor comida para una carrera, pero una vez analizados los pros y contras, llegamos a la buena conclusión de que el mejor destino para estos huevos es nuestra barriga, y así lo hacemos. Espectaculares! Gracias Octavio! Llevamos dos horas de trayecto y nos quedan 7 por lo menos ... cualquier caloría será bienvenida y aprovechada.

Visitamos la iglesia de Pallerols, rezamos ante la imagen de la Virgen del Rosario, nos hacemos la foto de grupo, runners y ciclistas, y seguimos la marcha. Primera etapa hecha: 13 kms, 700mts y poco menos de 2h. En horario previsto.

Pallerols-Barranco de la Ribalera

Toca afrontar el trozo correspondiente a la primera marcha nocturna que hicieron en 1937, que dividiremos en tramos en función de nuestros avituallamientos. Por delante el segundo tramo del día, de Pallerols hasta la casa de Torrent. Son 9km y 300mts de desnivel concentrados en 4 km a mitad del tramo. Empezamos con una pequeña subida hasta el collado dels Rams, para iniciar la larga bajada que nos llevará al fondo de un valle, la umbría de Confós. Los ciclistas marchan hacia la izquierda para dar una vuelta más larga hacia el río Rialb y acabarán finalmente en Peramola, dando una vuelta que no estoy seguro de que ni ellos mismos sepan reconstruir. Pero como se demuestra, no es necesario saber por dónde has ido para pasártelo de lo más bé. Nosotros hemos dejado a la derecha el desvío para ir a la cabaña de San Rafael, ya que el trazado original que pasa por allí también lo hace por una finca particular de caza que tiene prohibido el paso, pero seguiremos las marcas amarillas durante un pequeño rato, hasta encontrar el camino original. El paisaje es muy verde en esta época del año y el agua caída ayuda mucho. La pista es ancha e invita a correr, tanto en la bajada como en las ligeras subidas. En el km 20 avanzamos a un grupo numeroso de caminantes que resultan ser de Manresa y nos damos ánimos mutuos. La subida hasta Canes se hace bien, y la casa está tal y como la describe Octavio. En el llano decidimos aflojar el ritmo y aprovechar para rezar el rosario. Una pista muy agradable, hasta que toma un desvío a la izquierda y se hace una bajada preciosa, por un sendero lleno de vegetación, donde se debe cruzar por dos veces los arroyos que esta vez bajan llenos. Y sin darnos cuenta nos encontramos a Octavio en la casa de Torrent, con la mesa preparada para recargar fuerzas. Llevamos 23km en 3h30m. Toca ahora afrontar la parte dura de la marcha. Serán unos 18 km, con bastante desnivel -más de 1000 metros- y sin opción a avituallar, ya que los árboles caídos por las nevadas de este invierno han hecho impracticables los caminos que llevan a puntos cercanos de paso. Por tanto, es momento de volver a cargar los depósitos (ya no hay ni rastro de los huevos fritos de hace dos horas) y cargar agua y comida para las más de 3 horas que vienen por delante, con la dura subida a Aubenç. Salimos camino de la Roca del Corb, una pequeña subida hasta Coll de Mur y aunque el sol comienza a calentar aun es soportable. Decidimos no dar la vuelta al Corb (ya lo conocemos bastante bien de cuando venimos a dormir con los niños del club Valldaura, de Igualada) y acortamos un poco, yendo directamente hacia la Ribalera. La bajada hasta el barranco de las Caubes es muy técnica y divertida. El suelo es blando y no hay mucho riesgo de caer, pero no permite grandes alegrías. Llegados al río, tenemos algún problema para no mojarnos, ya que baja tanta agua que inunda parte del camino. Con los palos y un poco de equilibrio conseguimos superar el obstáculo. Empieza aquí la gran subida del día: La montaña de Aubenç. Está dividida en 3 partes. La primera hasta el barranco de la Ribalera, son unos 3 km y 300mts, por unos senderos bonitos, con bastante vegetación y árboles que hacen que los ratos de sol, que lo tenemos a la espalda por ser vertiente sur, no sean continuas. Con los kms acumulados el cansancio empieza a aparecer, pero por fin llegamos al barranco de la Ribalera. Es muy emocionante poder ver y estar en el lugar donde san Josemaría celebró la Misa el domingo 28 de Noviembre de 1937, la última antes de entrar en Andorra. Por la cabeza pasan muchos recuerdos de historias leídas o escuchadas, pero estar presente en el lugar le da un aire mucho más íntimo y emotivo. Rezamos un poco y continuamos hacia Aubenç.

Barranco de la Ribalera-Fenollet

Aquí comienza el segundo tramo de la subida. Es poco más de 1 km donde se ganan 250mt de desnivel. La pendiente, el sol y el poco aire que corre hacen que este trozo sea muy duro y uno de nosotros empieza a sufrir más de la cuenta. Sin duda, en este tramo es cuando te haces mejor idea de lo que sufrieron para hacer la travesía en 1937. Carentes de alimentos, de abrigo, de calzado, ... hay que tener mucha fe y esperanza de llegar a la otra parte. Releyendo el libro del recorrido histórico, descubrimos que Pep tiene el desfallecimiento justo en el mismo punto que lo sufrió Tomás Alvira en 1937. En aquella época dicen que llevaban vino azucarado e incluso coñac para superar estas crisis. Ahora tenemos geles energéticos que te dan una buena dosis de energía y glucosa para reponerte pronto. Un buen gel, líquido abundante y un rato tumbado bajo un árbol al aire libre hacen que Pep vuelva a ser él y podamos afrontar la parte final de la subida: la canal de la Jaça. Aquí Alfonso está como en casa. Acostumbrado a entrenar subiendo la canal de Sant Jeroni, en Montserrat, esta canal le parece de medio pelo. Pepe, prefiere no pensar mucho e ir haciendo. Y yo, que soy un maniático de los tiempos y las medias, estoy rehaciendo mis cálculos ya que este incidente nos hará retrasar un poco y habrá que cambiar planes. Sin darnos cuenta estamos arriba y podemos disfrutar de unas vistas espectaculares e incluso encontramos todavía algunas placas de nieve y hielo. Llevamos 6 horas y 32 km caminando y empezamos a estar cansados, pero aún queda mucho por hacer. De entrada, el siguiente paso, es la larga bajada hasta las Masies de Nargó. Después de caminar por los prados verdes y húmedos alrededor de la Casa de Aubenç, empezamos la bajada de 10km en que pasaremos de los 1500 metros de altitud de Aubenç a los pocos más de 500 de Coll de Nargó. La bajada debía ser tranquila, pero nuestra sorpresa es que tanto la ruta histórica por senderos, como la pista 4x4, están impracticables por un número incontable de árboles caídos por la nieve. Se hace pesado ir atravesando los árboles caídos, por debajo, por arriba, por los lados ... y cuesta coger un ritmo. Cuando llegamos a la cota 1100 la cosa se normaliza y podemos seguir nuestra bajada a unos ritmos aceptables. Ya vamos pensando en la comida que nos espera abajo y sobre todo en la cerveza fresca, que seguro hará que se nos pase el calor que tenemos en este momento.

Llegamos abajo y efectivamente ya tenemos la mesa preparada, con Octavio y los tres ciclistas que han completado la ruta de 30km y nos cuentan sus historias -Pepe y Marc podrían estar muchos días hablando sin problema explicando cosas de lo más interesante- pero nosotros más bien hablamos poco ya que aprovechamos para comer la pasta, pollo, fruta y como no ... beber la cerveza tan deseada! Llevamos 41km y casi 8 horas caminando. Llegados a este punto, Pepe -con claras muestras de afectación por el polen y la fatiga- decide que tiene muchas cosas que explicar a los ciclistas y que se queda haciendo la sobremesa. Alfonso y yo haremos el último tramo hasta Fenollet: 9k más con unos 600 metros de desnivel. El calor no afloja, son las 4 de la tarde, pero la comida y sobre todo la bebida, hace que nos encontremos más animados. Cruzar el río Sallent se hace complicado y al final decidimos descalzarnos y pasarlo por dentro. La verdad es que el agua fría sobre los pies es recibida como una gran experiencia recuperadora. Calzados de nuevo, subimos hacia el collado que lleva a Montanissell. Una subida que hacemos a buen ritmo a pesar de las circunstancias. Una vez arriba podemos ver en el prado a unas cuantas cabras salvajes, que en un santiamén trepan piedras arriba. Por un momento pienso, "¿te imaginas que nosotros pudiéramos subir Aubenç como suben ellas?"; no hay duda que prefiero ser persona para que a pesar de ir más lento, lo disfruto mucho más, soltando la imaginación hacia un montón de temas, recuerdos, anécdotas ... y soy feliz. Terminada la subida ya sólo nos queda una fuerte bajada hasta un arroyo cerca de Fenollet, para que cruzados unos campos afrontemos la pista de subida hasta la masía donde descansaron los expedicionarios antes de la tercera marcha nocturna. En la casa nos esperan Octavio y los habitantes de la masía, que como si fuera el final de una carrera oficial nos reciben con aplausos, que agradecemos amablemente. Para sorpresa de Octavio decidimos pasar un poco de largo con el único objetivo de completar los 50 km (algunos somos así de frikis), y subimos al coche camino de Organyà, después de hidratarnos con el agua fresca de la fuente de la Bordonera, que tan buenos recuerdos nos trae por los arroces que hemos comido allí en las boletadas familiares del club Valldaura.

Consideraciones finales

Aprovechamos el regreso a casa para terminar de leer el diario de 1937 y repasar los lugares que allí se describen; esta vez con el recuerdo fresco de haberlo terminado de hacer.

Son perfectamente válidas de nuevo las palabras que Martí escribió el año pasado: "Un día duro, agitado, pero tremendamente gratificante. Ya en el coche, nos pusimos mutuamente al corriente de las diversas aventuras vividas durante la jornada. En silencio y con la calma del viaje, fuimos asumiendo la grandeza del Paso de los Pirineos. Volvíamos a Igualada. Un poco más cansados, sí; pero también algo más valientes, algo más amigos y un poco más cerca de san Josemaría ".

Sin duda, considero esta salida como una experiencia muy gratificante. Acostumbrado a hacer carreras de montaña de distancias similares, esta tiene un atractivo que la hace muy especial. Tiene toda la belleza de las mejores carreras de montaña: es dura, bonita, larga, con desnivel, ... pero no es sólo una carrera. Es revivir una historia, de una época muy determinada de nuestro pasado, vivida por uno de los grandes santos del siglo XX, y que sucedió en nuestra casa. Ahora, una vez hecho el tramo completo en dos marchas de 50kms y casi 10 horas cada una, no puedo quitarme de la cabeza hacer la marcha completa de 100 km en un non-stop de 24 horas. Es muy dura, pero los que saben dicen que en las distancias ultras, es mucho más importante la cabeza que el cuerpo. Obviamente hay que estar muy bien preparado físicamente, pero, además, hay que tener muchas motivaciones extras para que la cabeza no desfallezca. Y en nuestro caso, las motivaciones emocionales para afrontar este reto son impresionantes si se lee la historia y se adentra en la vida y el pensamiento que pasaba por la cabeza de san Josemaría y sus acompañantes durante aquella etapa de la Guerra Civil en la que tuvieron que huir.

Esperamos que tal y como marca el ideario de la Asociación deAmigos del Camino de Pallerols de Rialb a Andorra, hacer este camino "nos lleve a respetar a todos en su libertad y en fomentar la paz y la convivencia entre todas las personas por encima de las diferencias que pueda haber de ideología, raza, religión, lengua, país y tradiciones. Este fue un gran deseo de san Josemaría y forma parte muy importante de su legado".

Salud y kilómetros!

Anexo

Datos técnicos de la ruta:

TrackStrava: https://www.strava.com/activities/1525258419

 

 

Temps

Distància

Elevació Pos.

Elevació Neg.

 

Mov.

Descans

Parcial

Ac.

Par.

Ac.

Par.

Ac.

Par.

Ac.

Pont Per.-Pallerols

1h50m

 

1h50m

1h50m

13,5

13,5

700

700

 400

400

Pallerols-Torrent

1h20m

20m

1h40m

3h30m

10

23,5

350

1050

300

700

Torrent-Ribalera

1h10m

20m

1h30m

5h00m

5,5

29

350

1400

200

900

Ribalera-Nargó

2h15m

25m

2h40m

7h40m

12,5

41,5

550

1950

900

1800

Nargó-Fenollet

1h40m

25m

2h05m

9h45m

8,5

50

550

2500

200

2000

TOTAL

8h15m

1h30m

 

9h45m

 

50

 

2500

 

2000

 

Associació d'Amics del Camí de Pallerols de Rialb a Andorra.   Av. Diagonal, 620, 1er. 2a, 08021 - Barcelona (Espaňa) . Tel.: (+34) 629 910 612