Associació d'amics del camí de Pallerols de Rialb a Andorra
 
Desde Madrid a Andorra
Una aventura en el tramo final del paso de los Pirineos

De los días 11 al 14 de octubre un grupo de 70 personas del barrio  de Vallecas, de Madrid, estuvieron en Andorra para visitar a la Virgen de Meritxell, patrona de Andorra. El grupo estaba compuesto por varias familias con sus hijos, que tienen relación con el colegio Tajamar.

Aprovecharon estos días para hacer un recorrido por los lugares donde estuvo san Josemaría en el año 1937. El último día se atrevieron a subir el temible barranco de la Cabra Morta y llegar a pie hasta Sant Julià de Lòria.

Daniel Gutiérrez, organizador de esta excursión, nos cuenta la aventura que empezó en el río de Civís y acabó en la iglesia de Sant Julià de Lòria. Escribe:

El viaje resultó perfecto.

La etapa que hicimos desde el río de Civís fue genial. Tuvimos mucha suerte con el tiempo, porque hizo un día soleado y sin calor.

Lo mejor fue que en el viaje en autocar desde el hotel hasta el río de Civís, al pie del Barranco de la Cabra Morta, fuimos leyendo algunas anotaciones del libro "Camino de Liberación", de Jordi Piferrer. Al leer el Diario escrito este día por Juan Jiménez Vargas, cuenta que en el tramo que íbamos a revivir, hace una descripción tan espeluznante del barranco de la Cabra Morta y de las penalidades que sufrieron, que alguno empezó a tener mal cuerpo. Hay que tener en cuenta que ninguno habíamos hecho la excursión antes y nos lanzamos a la aventura unos 55, entre ellos, muchas madres y padres de cierta edad y chavales, niños y niñas, alguno de 7 u 8 años.

Entre otras cosas impactantes del relato de Juan Jiménez Vargas, están: el término "vertical" que utiliza; que no tenían en algún paso apenas espacio para poner un pie; que era tal la ascensión que el compañero de atrás siempre estaba bajo tus pies; y que los guías veían la circunstancia de la noche como una ventaja, porque, de día muchos no se habrían atrevido a subir el precipicio.

Con semejante aperitivo, se metió el autobús por una carreterucha, buscando el punto que yo le marqué la noche anterior en google maps. Vimos una señal amarilla y azul y bajamos. Un poco a ciegas dimos vueltas en un sentido y en otro, aunque yo veía la pared y tenía claro que había que cruzar el río hacia esa pared. Y enseguida vimos el camino.

Todo, perfectamente indicado. Se ve que la carrera de la "Rosa del Nord" está al llegar, porque veíamos también las tiras reflectantes para orientarse de noche.

Y la ascensión resultó muy, muy bonita. Porque aunque se sube mucho, y alguno y alguna, iba a un ritmo más sufriente, yo, al menos, nunca tuve sensación de vértigo. Sí que hay que ir tranquilo y avisado para no caerse ni despeñarse en un mal paso. Cuando llegamos arriba, todos estaban exultantes. Nos hicimos una foto, que adjunto a esta crónica, aunque falta la mitad del personal (los jóvenes, que tiraron con el chute de adrenalina que tenían encima). La segunda subida, hacia Mas d'Alins, nos costó más. Y la bajada, larga, hasta Sant Julià de Lòria, se hizo más tediosa, pero aunque ofrecimos furgonetas para el que quisiera, sólo se subieron unos pocos. El resto, andando hasta el final.

La Misa a las 19:30, fue el broche de oro de la jornada.

¡Volveremos el próximo año para hacer más tramos del Paso de los Pirineos!

Associació d'Amics del Camí de Pallerols de Rialb a Andorra.   Av. Diagonal, 620, 1er. 2a, 08021 - Barcelona (Espaňa) . Tel.: (+34) 629 910 612